Seleccionar página

Filosofía del Yoga

Cómo su práctica nos permite avanzar tanto a nivel individual como a nivel empresarial hacia modelos más conscientes

El papel del Yoga en la sociedad actual

Vivimos en una engañosa “sociedad del bienestar”, hoy conocidos como entornos VUCA –Volatily, Uncertainly, Complexity, Ambiguity – y ello conlleva a muchas personas a vivir estos cambios vertiginosos como una amenaza constante, sufriendo las consecuencias de una activación sostenida y prolongada del sistema nervioso simpático, lo que se conoce como estrés negativo o distrés.

Por otro lado, nuestra sociedad pone mucho énfasis en la parte mental e intelectual del individuo. Sin embargo, el equilibrio y bienestar de la persona pasará por un equilibrio y sincronización entre lo mental y lo emocional, el mundo de lo racional y el sentir. O lo que es lo mismo, mundo interno y mundo externo.

El Yoga actúa en el sistema nervioso en los dos sentidos. Por un lado con la práctica de Yoga estimulamos la activación del sistema parasimpático, que favorece la relajación y el descanso, y además trabaja en la sincronización de los dos hemisferios cerebrales, activando el hemisferio cerebral derecho, relacionado con el mundo de las sensaciones, favoreciendo el proceso creativo.

Hoy en día cada vez más son las empresas que apuestan por modelos saludables de gestión porque entienden que su mayor activo es la persona y que de su bienestar integral depende la sostenibilidad de la empresa a largo plazo.

El Yoga puede ayudar a reconocer el espacio que toda persona necesita y acompañar positivamente durante los procesos de cambio, para que la transformación se produzca desde dentro hacia fuera. 

 

El Yoga puede ayudar a amortiguar los efectos de la carga de la jornada laboral, además de ser una potente herramienta para potenciar el rendimiento de la persona.

 

conoce más

Sobre el Yoga

Q

No es religión y tampoco competición.

Es una filosofía y disciplina práctica que aporta bienestar, equilibrio y claridad mental a través de la observación de uno mismo y te permite vivir conectado a tu cuerpo y a tus emociones.

Se adapta a la persona y a sus circunstancias.

El Yoga es para todos y la flexibilidad de tu cuerpo no es una excusa para no practicarlo. Solo necesitas actitud y decisión a trabajar con uno mismo.

Actúa sobre nuestra mente.

Calmando el sistema nervioso y utilizando el cuerpo como vehículo. El Yoga actúa en todos los planos de la persona a nivel mental, emocional y físico. Su práctica te lleva inevitablemente a cuidar de ti y a establecer hábitos saludables.

Nos libera del automatismo

en el que vivimos y nos permite darnos cuenta de lo que hacemos, sentimos y pensamos. Te permite darte cuenta de cómo hacemos las cosas.

Hace que pongas el foco en ti y no en los demás.

Te propone responsabilizarte de ti mismo. Es a través de la autoobservación y asomándote a tu espacio interno donde vas a encontrar las respuestas que necesitas.

El efecto de la práctica de Yoga no es permanente.

Requiere compromiso y constancia. El objetivo es crear hábitos saludables en la persona para que se conviertan en un estilo de vida.

¿Quieres trabajar conmigo?

Consulta los servicios para empresas y para particulares y contáctame si deseas mejorar el bienestar y la productividad de tu equipo profesional.